martes, 12 de abril de 2022

Tratamiento Bruxismo

Es sabido que la actual pandemia provocada ha afectado varias áreas de nuestra vida y, que una de ellas, ha sido nuestra salud bucodental. El confinamiento, la incertidumbre y los cambios de rutina han hecho que muchas personas estén experimentando cuadros importantes de ansiedad y estrés, de manera que apretar o rechinar los dientes se ha convertido en una forma habitual pero inconsciente para canalizar ese malestar.

En CEOS nos preocupamos. Es aquí donde hemos evidenciado un aumento considerable de consultas a causa de dolores mandibulares, tales como:

·         Sensibilidad dental.

·         Inflamación o dolor en la mandíbula, rostro, oído y/o cuello.

·         Rigidez en los músculos de la mandíbula para hablar o comer.

·        Chasquidos al abrir o cerrar la boca. 

·         Esmalte dental desgastado, dientes aplanados, fracturados o partidos.

·         Migrañas, insomnio.

De modo que si presentas alguno de estos síntomas podrías estar enfrentando un cuadro llamado “bruxismo”. El Bruxismo es un cuadro clínico que se caracteriza por ejercer de forma involuntaria una presión excesiva en la mandíbula, esta presión genera un desgaste significativo en tus piezas dentales pudiendo desarrollar dolores mandibulares, que tus dientes se suelten o bien que se fracturen.

La mayoría de las veces esta presión ocurre mientras duermes, aunque también se puede manifestar durante el día. Asimismo, este cuadro clínico puede afectar tanto a los adultos como a los niños de igual manera, sin embargo, el bruxismo infantil no se considera una patología como tal y para ello te sugerimos visitar a nuestros especialistas en odontología infantil u odontopediatría que se encuentran en nuestros centros.

Ahora bien, uno de los tratamientos inmediatos que recomendamos para el bruxismo es el empleo de una férula de descarga para dormir, la cual puedes encontrar en cualquier farmacia del país, y cuya función será intentar relajar, reducir el dolor, prevenir el desgaste de las piezas dentales, disminuir el rechinamiento de los dientes y evitar posibles daños permanentes en la mandíbula.

No obstante, para conocer el origen y el grado de gravedad de este cuadro clínico te sugerimos acudir a nuestro centro de salud ante los primeros síntomas que adviertas. Evaluaremos el mejor tratamiento para tu situación actual para que CEOS te devuelva tu sonrisa.  

viernes, 2 de abril de 2021

Coronas dentales de metal


 

La rehabilitación oral es una especialidad dentro de la odontología que se encarga de la restauración. Es decir, devuelve piezas dentales perdidas mediante prótesis dentales fijas o removibles, buscando siempre una oclusión y función correcta.

Las coronas dentales, por ejemplo, son restauraciones que reemplazan la parte visible del diente y va cementado sobre este.  Esta estructura cubre el contorno de la pieza dentaria, permitiendo devolver la pieza perdida, además de cambiar su color o forma y así mejorar la estética. Esto favorece que el diente siga funcionando sin riesgo de fractura y/o eventual extracción.

El material de las coronas dentales generalmente puede ser de cerámica o de metal-cerámica. Las coronas dentales de cerámica están hechas de material a base de porcelana, recomendado para la restauración de dientes debido al color, que se asemeja al de los dientes naturales. Es posible que el dentista necesite remover un poco más de la estructura dental para la aplicación de la porcelana. El material puede ser quebradizo (en el caso de mordidas muy fuertes), pero es altamente fuerte al desgaste.

En las coronas metal-cerámicas, la porcelana fundida es unida a la parte exterior de la estructura metálica para reforzar los dientes, servir como sello y evitar la recurrencia de caries. Cuando la porcelana es fundida al metal, proporciona una restauración más fuerte que solamente la porcelana. El dentista remueve apenas una cantidad moderada de la estructura del diente. Las coronas metal-cerámicas son fuertes y durables.

En CEOS contamos con especialistas en Rehabilitación Oral, los cuales te pueden orientar qué tipo de tratamiento o restauración necesitas según tus requerimientos y accesibilidad monetaria. Agenda tu hora con nosotros y devuelve la armonía oral a tu sonrisa.

viernes, 12 de marzo de 2021

Gingivitis tratamiento.


La gingivitis es una enfermedad bucal generalmente bacteriana que provoca enrojecimiento, inflamación e hipersensibilidad en las encías. La gingivitis es causada por los efectos a corto plazo de los depósitos de placa entre los dientes. 

La placa es un material pegajoso compuesto por bacterias, mucosa y residuos de alimentos que se acumula en las partes expuestas de los dientes. Si no se elimina la placa por medio del cepillado y del uso del hilo dental diarios, se convierte en un depósito duro denominado sarro. El sarro dificulta la eliminación de la placa, crea una protección para las bacterias y causa irritación a lo largo de la línea de la encía.

Cuanto más tiempo permanezcan la placa y el sarro en los dientes, mayor será la irritación y la inflamación, las encías se hincharán y sangrarán con facilidad. Si no se trata, la gingivitis puede transformarse en periodontitis y, con el tiempo, puede causar la pérdida total de los dientes.

El tratamiento profesional e inmediato puede revertir los síntomas de la gingivitis y prevenir el desarrollo de enfermedades más graves en las encías, porque una vez que la placa se haya endurecido y acumulado o se haya convertido en sarro solo un especialista podrá eliminarlo. No obstante, desde la casa, también podemos frenar el avance de la gingivitis siguiendo estas indicaciones: 

  • En primer lugar, asegúrese de cepillarse los dientes y usar hilo dental al menos dos veces al día. Use un cepillo de dientes de cerdas suaves y colóquelo a un ángulo de 45 grados contra el borde de las encías y masajéelas moviendo el cepillo de dientes hacia adelante y hacia atrás. Luego, mueva el cepillo de dientes hacia arriba y abajo y de atrás hacia adelante usando los movimientos para limpiar las superficies exteriores e interiores de los dientes. No olvide cepillar también las superficies de masticación. Cepíllese con suavidad: evite ocasionar sensibilidad en dientes y encías. Después de cepillarse los dientes, use hilo dental entre cada par de dientes para terminar con esta tarea cotidiana. Lávese los dientes durante al menos dos minutos y cambie su cepillo de dientes aproximadamente cada tres meses o cuando vea que las cerdas empiezan a desgastarse.
  • En segundo lugar, no olvides de usar un enjuague bucal para eliminar las bacterias dañinas y quitar la placa bacteriana de las encías. Los irrigadores bucales son otra herramienta útil que le puede quitar los residuos de alimentos y las bacterias de la placa bacteriana mediante un chorro de agua a presión que pasa por debajo del borde de las encías y entre los dientes. 
  • Y en tercer lugar, recuerda tomar vitamina C, puesto que ésta hace que las heridas sanen más rápido. Tal vez no cure la gingivitis, pero el suplemento le ayudará a detener el sangrado de las encías. Puede tomar vitamina C en forma de comprimidos (500 mg) o comer alimentos ricos en vitamina C, como los cítricos, el brócoli, la coliflor, el tomate, entre otros.

Pide una consulta con tu dentista si observas algún signo o síntoma de gingivitis. Cuanto antes busques atención médica, más probabilidades tendrás de revertir el daño causado y evitar su evolución. Aquí en CEOS estamos para ayudarte.